Melisa S Ramonda

Autora & Ilustradora | Diseño Gráfico – Maquetación – Boludeces | SPOILERS


Pusiste la palabra “FIN” en la última página de tu nueva novela y pensaste que ya habías acabado con ella, estabas a punto de descorchar el tinto para celebrar al sonido de tu canción y snack preferidos (porque te lo merecés, vamos)… y te diste cuenta de que te falta el que probablemente sea el complemento más importante para tu obra: la sinopsis. Y tirás a la mierda la botella y el sacacorchos, y te sentás de nuevo dos horas (o dos semanas) arrancándote los pelos uno por uno pensando en qué escribir. ¿Suena familiar? Algunas personas me han dicho que sí, mucho. Después de haber escrito una novela entera, éstas deberían ser las palabras más fáciles de sacarse de la manga; pero en ese estado de agotamiento y valemadrismo mental una vez acabado un proyecto, parece que nos pidieran escalar el Everest.

STOP. Basta. Terminemos con el mito. Escribir una sinopsis literaria no tiene por qué ser una pesadilla. De hecho, no lo es. Con un poco de práctica y estos pequeños consejos que dejo a continuación, escribir una buena sinopsis puede volverse una experiencia excitante y satisfactoria. Evidentemente yo no soy filóloga ni nada parecido, estos consejos vienen de mi experiencia en marketing y un poco del sentido común, para tratar de ayudar a corregir errores boludos de principiante (o fruto de la dejadez) que de vez en cuando nos ataca a los que disfrutamos esto de escribir. Sólo hay que tener un poco de ingenio.

(Sí, yo sé que es largo el post, pero acá vienen a leer, carajo >=|)

0. QUÉ ES UNA SINOPSIS LITERARIA
Empecemos por lo básico, para hacer bien hay que saber hacer. La sinopsis es un texto corto que se coloca en la contraportada de un libro y con el que, sin spoilear cosas importantes, se intentará seducir al lector y persuadirlo de la compra ofreciéndole una idea aproximada y atractiva de lo que se trata dicho libro. Las claves aquí son seducir sin mentir, introducir sin spoilear y exaltar sin exagerar. La sinopsis es, después de la portada y el título, la herramienta más fuerte de venta que tiene un libro (cuando no depende del nombre de su autor para venderse solo, digamos). Creo que con esto queda claro por qué no hay que descuidarla ni tomársela a la ligera, ¿verdad?

1. LA EXTENSIÓN
He visto libros con sinopsis tan largas que la contraportada es un blur de texto chiquitito en bloque, y libros con sinopsis tan cortas que en lugar de darte ganas de leer, te las sacan. En mi humilde opinión, una buena sinopsis se puede lograr en un rango no menor a las 100 palabras y no mayor a las 250. Que sí, también he visto buenas sinopsis de menos de 100 palabras (más adelante comento), pero cualquier cosa con más de 250 o tiene spoilers o es verborrea de alabanza que no dice nada interesante. Y la dura realidad es que si bien los lectores dicen que les gusta leer, a la hora de decidirse a comprar algo lo que influye son dos factores: tiempo y dinero. Esos 30 segundos en los que una persona tiene tu libro en sus manos (o en su pantalla) son muy importantes, hay que hacer que el tiempo valga la pena y el lector decida comprar: no escatimes ni exageres.

2. LA ESTRUCTURA
Como cualquier novela o texto narrativo (o como casi cualquier narrativa de cualquier ámbito), una sinopsis tiene tres pasos: introducción, nudo y desenlace. Se puede hacer una sinopsis de tres frases en la que cada frase abarque uno de esos pasos, pero eso es el súmmum de la perfección. La mayoría de los mortales tenemos que elaborar un poco más, por lo que está bueno acordarse de que todo empieza, todo tiene un punto importante y todo tiene un cierre; la vida en general suele ser así, en regla de tres. Ahora, en lo personal, me parece a mí que la intro suele ser una buena primera frase, un breve sumario-descripción como cuerpo y para el cierre, una genial última frase que te deje la boca colgando y con ganas de saber más. Esto funciona mejor mientras más breve es la sinopsis, porque el lector se mantiene enfocado de manera constante.

3. LA CAPACIDAD DE SÍNTESIS
Si no podés resumir de qué se trata la novela que vos mismo/a escribiste (ojo, NO qué pasa en la novela sino DE QUÉ SE TRATA, hay una diferencia y si no la sabés, buscala) en menos de 250 palabras, lamento decirte que algo no funciona. Pensá en los puntos fuertes de tu historia. El tema de fondo o el tema principal. A lo mejor vas a tener que escribir cinco o seis resúmenes distintos de tu propio trabajo hasta que te sientas satisfecha/o, y a partir de eso podrás empezar a elaborar tu sinopsis literaria. Y eso no es malo, es parte del proceso de aprendizaje (nadie nace sabiendo, ¿no?)

4. EL GANCHO
Como dijera Stephen King, “El hombre de negro huyó a través del desierto, y el pistolero le siguió” fue la mejor “opening sentence” que jamás escribió, según él. Una buena primera frase o gancho inicial pueden definir el interés de todo un sector de lectores que jamás pensaste que alcanzarías. Esto vale tanto para una novela en sí como para una sinopsis. La primera frase de una sinopsis puede decidirlo todo, y ni qué hablar de la última… como decía más arriba, donde hablábamos de la estructura. Es aquí donde hay que ser más ingenioso y saber darle la vuelta a la tuerca sin mentir ni exagerar.

5. EL VOCABULARIO
No hacen falta palabras rebuscadas, ni tampoco lenguaje vulgar o soso. Escribí con normalidad, en el mismo tono de la novela. Los lectores lo agradecerán, porque la pluma será coincidente con el contenido.

6. LAS FRASES HECHAS Y RECURSOS ABUSADOS
Por supuesto, todo lo antes mencionado funciona si lo practicamos lo suficiente y nos mantenemos alejados de todas las frases repetidas que ya leímos cuarenta millones de veces. “¿Qué pasaría si…?” no es un buen gancho. Olvidate. No, no; aceptalo, no va más. El “no te dejará indiferente” o “no te decepcionará” también son masivos truños que se deben evitar a toda costa, es cansino y encima relativo, porque cada lector es diferente y no podés ir por la vida asumiendo que tu obra es perfecta y le va a gustar a todo el mundo. No digas que “es diferente”, en la sinopsis se tiene que reflejar el por qué “es diferente” si te estás basando en eso para vender. Hablar un poco del/la/los protagonista/s también es un recurso muy usado y es muy bueno según cómo lo abordes… también hay “fórmulas hechas” que se repiten una y otra vez (si leen un par de sinopsis de un mismo género se van a dar cuenta enseguida) y la que considero la frase más abusada y que en lo personal más me repatea es rematar la sinopsis con un “¿Te atreves?”. ¿Qué, estás dudando de mi valentía, acaso? ¿Hay que ser muy gallita para leerte? Are you talking to me? *rueda los ojos*

7. ESTUDIAR OTRAS SINOPSIS/TRAILERS DE PELÍCULAS
¿Qué mejor que tomar el ejemplo de otros que ya la tienen clara, o usarlos de referencia? Los trailers de pelis de los años 90 y 2000 eran narrados (ahora ya casi no hay narradores, si se fijan) y en 2 o 3 minutos te hacían una sinopsis atrapante para darte ganas de ver la peli. Ojo, esos trailers también están llenos de tópicos según el género, por eso digo estudiarlos y tenerlos como referencia a partir de la cual crear, no copiar el estilo. NUNCA COPIEN COSAS. Copiar es al pedo.

8. REEMPLAZAR LA SINOPSIS CON EXTRACTOS DE RESEÑAS
Ehh… ¿no? No recomiendo usar esto solo, por lo menos. Hace un tiempo compré un libro nuevo de Anne Rice y no tenía sinopsis, todo lo que había en la contraportada eran alabanzas escritas por gente que no conozco y de las que, obviamente, no me puedo fiar porque les pagan para decir que el libro es bueno. O sea, what the actual fuck? Si quieren balancear una sinopsis corta con algunos extractos de reseñas, háganlo, no está mal. Pero acuérdense de que la gente quiere tener una idea de en qué se está metiendo, no que le recontra-garanticen que el libro es bueno sin tener un solo argumento de base. Eso no se los cree nadie.

Esto es todo lo que me viene a la mente por ahora. Si quieren pispear un poco en las sinopsis que yo he escrito (no digo que sean perfectas, pero he dado mi mejor esfuerzo), lo pueden hacer EN ESTE ENLACE, hay varias que las quisiera reescribir pero hay también un par de las que estoy orgullosísima :D ¡Ojalá sirvan de algo estos consejos!

Sé que hace rato que no nos vemos o que no se sabe nada de mí, pero les aseguro dos cosas: la primera, no se tienen que preocupar, y la segunda, sigo trabajando con todos los proyectos. 2017 trae GRANDES novedades y grandes desafíos para mí en este terreno de la escritura, todo dependerá de cómo se desarrollen los eventos. Apenas me sea posible volveré con material nuevo para ustedes ;)

Por lo pronto, ¿qué les ha parecido esta guía de sinopsis literaria?

One thought on “LA SINOPSIS: ESA YEGUA QUE NO TE DEJA SER FELIZ

  1. Drumy dice:

    Excelentes consejos, amiga. Yo agregaré un detalle: cuando se hace un esqueleto-bosquejo de la obra a escribir es más fácil el hacer la sinopsis final, pues allí está el germen del que nacen las dos.
    Deseo de corazón que papá dios te colme de bendiciones en el año 2017.
    Un abrazo

Tomemos unos Mates :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: